>    Medicina Dental del Sueño

Medicina Dental del Sueño

Las alteraciones del sueño tienen una alta prevalencia entre la población general y en los últimos años han despertado un gran interés y preocupación debido a la elevada comorbilidad cardiovascular, metabólica y neurológica entre otras, que se relaciona con las mismas. Enfermedades como el Síndrome de Apnea Obstructiva (SAOS), el insomnio crónico, el Síndrome de Piernas Inquietas, hipersomnia, etc. tienen un alto impacto en la calidad de vida de las personas que las padecen y generan una considerable demanda de recursos sanitarios, además de aumentar la siniestralidad laboral y vial.

Hace menos de cinco décadas empezó a crecer el interés por el conocimiento del sueño y su patología. Así emergió con fuerza la Medicina del Sueño (MS) y desde entonces se han producido numerosos avances diagnósticos y terapéuticos. En 1990 apareció la primera edición de la Clasificación Internacional de los Trastornos del Sueño (actualizada en la 3ª ed. ICSD–3 2014) para el estudio y la comprensión de éstas condiciones clínicas y para la definición de los criterios diagnósticos actuales para todos los trastornos propios del sueño.

Entre los más importantes están los trastornos respiratorios que ocurren durante el sueño (TRS), que pueden comprometer seriamente la salud, y en el caso del SAOS, ser potencialmente mortales.

El SAOS es un problema de salud pública que afectan a un porcentaje significativo de la población general. Se estima que en EUA padecen SAOS no diagnosticado o no tratado 23.5 millones de adultos. En España afecta a un 4-6% de la población; más de dos millones de personas. Generalmente para su tratamiento se ha utilizado como primera opción el dispositivo con presión positiva continua de aire (CPAP; por sus iniciales en inglés). La cirugía ORL y maxilofacial son necesarias en algunos pacientes, como única modalidad terapéutica o en combinación con una CPAP. Desde hace varios años el uso de dispositivos intraorales de avance mandibular (DAM) para el tratamiento del SAOS ha sido avalado por la evidencia científica de calidad y clínicamente han mostrado ser eficaces para mantener la permeabilidad de la vía aérea durante el sueño y bien tolerados, lo que les convierte en una alternativa válida en los pacientes con SAOS leve a moderado o incapaces o reacios a usar una CPAP o por tratamiento no exitoso con otras opciones terapéuticas.

En EUA se utilizan desde hace 30 años. En 1991 y ante el interés de los dentistas por aprender y manejar los DAM, se creó la Sleep Disorders Dental Society; actualmente American Academy of Dental Sleep Medicine (AADSM) para promover la investigación y la formación continuada en trastornos del sueño.

Los dentistas sin la capacitación adecuada en MDS que utilizan dispositivos intraorales para el tratamiento del ronquido y del SAOS pueden comprometer seriamente la salud e incluso la vida de los pacientes, además de las posibles consecuencias legales por mala praxis, por lo que resulta imperativa una formación de posgrado rigurosa y actualizada para la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de ésta patología, así como para una correcta monitorización de los pacientes para reconocer la eficacia y los potenciales efectos adversos de los DAM. Debemos destacar que el tratamiento debe realizarse de manera consensuada con el médico especialista en Medicina del Sueño, quien es el responsable del diagnóstico y de recomendar el tratamiento más adecuado a cada paciente, así como de confirmar la eficacia de los DAM.

El dentista formado en MDS tiene un papel relevante como integrante del equipo mul-tidisciplinario de las unidades del sueño públicas y privadas para el tratamiento del SAOS y como receptor de pacientes que le sean derivados por otros médicos a sus consultas.